Hay algo diferente en el enfoque de Warrior Flow School. El profesorado y los compañeros aspirantes a yoguis que he conocido tienen una luz increíble que me hizo darme cuenta de que esto no se trata solo de yoga, sino de la VIDA.

Decir que esta experiencia ha sido increíble es quedarse corto. No tengo ningún arrepentimiento de caminar este camino con Adrian, su equipo y mis compañeros de clase, y no puedo esperar para continuar este viaje y salir no solo como un yogui, sino como una mejor persona lista para devolverle al mundo mucho amor.